Tipo de contenido
PROYECTO
Autor
YAXS
Año
2016
Detalle

RESIDENCIA: ÁNGEL YEGROS (PARAGUAY)

Body

El artista paraguayo Ángel Yegros llevó a cabo una residencia artística para desarrollar el proyecto La tierra perfumada. El mismo está orientado a conocer/imaginar el uso de “perfumes rituales” en la cultura Tzutujil (de Guatemala). El deseo de Ángel Yegros de explorar e investigar las sustancias vegetales de esta zona maya nace de su interés en esta cultura y en las implicaciones espirituales y estéticas de sus prácticas de perfumería. Su investigación la llevó a cabo durante tres semanas en San Pedro La Laguna, Atitlán, donde trabajó con personas conocedoras de la herboristería y la espiritualidad tzutujil, con el apoyo del artista Manuel Chavajay y de Canal Cultural. En la cultura guaraní -desarrollada principalmente en territorios de Paraguay, Brasil, Argentina y el oriente de Bolivia- y de la cual proviene Ángel Yegros- el sentido del olfato tiene un sitio destacado. Esto se puede constatar en los cantos ceremoniales de los Mbya guaraní (Ayvu Rapyta, “el sonido primigenio”), donde aparece el concepto de “tierra perfumada”. Ángel Yegros trabaja performáticamente el perfume, como resultado de una experiencia particular con elementos vegetales de un determinado lugar. La fragancia, como la experiencia, es irrepetible: cada edición es única.

Cabe decir que Ángel Yegros es un reconocido escultor que inició muy joven su carrera en Paraguay, cuando junto a otros tres artistas integraba el grupo Los Novísimos, que a fines de los años 60 irrumpió con irreverencia en la escena cultural paraguaya. La práctica de perfumería, iniciada ya en los años 90, corrió paralelamente a su labor escultórica. Comenzó a preparar perfumes cuando vivía en una casa de campo, entregado a la placidez de lo simple, en el espíritu de Walden, de Henry David Thoreau, de la comunidad escocesa de Findhorn, de los antiguos taoístas, o de los guaraníes que atravesaban la selva en busca de “la tierra sin mal” (Yvy Maraney). Experimentaba con hojas, raíces, cortezas, flores y brotes de diferentes plantas del Paraguay y comenzó a integrar ambas disciplinas en el año 2000, cuando instiló perfume en una pieza realizada en bronce y resina poliéster.